Coser y charlar con Costureras Salvajes

coser_charlar.jpg

La semana pasada iniciamos una nueva «encarnación» de la iniciativa Coser y Charlar que pusimos en marcha hace más de un año como una de las acciones que desarrollamos alrededor del proyecto Open-roulotte. En esta ocasión seguimos proponiendo un espacio en el Centre Cívic Can Mas en el que quien quiera puede venir a compartir sus conocimientos sobre costura y aprender de aquello que sepan lxs demás, al tiempo que charlamos sobre aspectos de la vida pública en la ciudad; estas conversaciones son registradas para formar parte, en un futuro, de los podcast de Open-roulotte Ràdio.

Este año nos hemos juntado con el colectivo Costureras Salvajes para proponer un taller que parte de la recuperación de las historias de vida de las personas que participan en él. El día de presentación del taller acudieron un buen número de mujeres (significativamente sólo mujeres) de muy diversas procedencias y bagajes; algunas de ellas con experiencia laboral en la industria textil. A partir de estos recuerdos la Srta. Jess, de las Costureras Salvajes, propone aislar aquellos motivos que cada una encuentre más relevantes para convertirlos en serigrafías que luego podrán incorporar a sus diseños de vestuario como estampado.

El taller tiene la voluntad de compartir y revisar críticamente la experiencia de estas mujeres con la costura: la economía doméstica, la precarización del trabajo femenino… y poner en valor esta práctica creativa cotidiana.

Se da la circunstancia de que el Centre Cívic de Can Mas es gestionado por la Asociación de Vecinos y Vecinas de Can Mas; es de sobra conocido que muchas de estas asociaciones, muy activas en las luchas sociales y políticas de la década de los 70, decayeron con la «normalización» de las políticas sociales oficiales y la delegación en el estado por parte de la ciudadanía de la gestión de la vida cultural y social de las comunidades. Aunque muchas de aquellas luchas fueron protagonizadas por mujeres, seguían siendo los hombres quienes mayoritariamente ocupaban los cargos públicos en el seno de las asociaciones, de modo que una vez pasados los años de arrebato las mujeres se vieron de nuevo desplazadas a la esfera doméstica por completo. Es el caso de la Asociación de Vecinos y Vecinas de Can Mas, cosa que se traduce en que el Centre Cívic es usado la mayor parte del tiempo y gestionado en exclusiva por un mismo grupo de hombres, jubilados ya -puesto que, como en muchas otras, tampoco se ha producido un relevo generacional en la asociación-.

Coser y charlar es también un pretexto para que personas que se han visto excluidas de la actividad pública por una cuestión de género puedan apropiarse de este equipamiento, público también, y disponer de una plataforma que les posibilite tomar voz, representar su experiencia y a sí mismas.

Leave A Comment


Licencia Creative Commons · Excepto donde se indique lo contrario, esta obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported 2021 LaFundició · RSS Feed · Acceder