Primera crónica desde Cluj-Napoca: el contexto

feroviarilor

Pues aquí estamos, llevamos poco más de una semana en Cluj-Napoca (Rumanía). Nos ha invitado el colectivo local AltArt a participar en el proyecto europeo Artizen. Altart está iniciando una campaña para llamar la atención de la ciudad sobre la situación de uno de sus espacios verdes más grandes: el parque Feroviarilor.

¿Y qué pasa con este parque? Bueno, como la de cualquier otro espacio urbano, su aspecto actual es fruto de un cúmulo de procesos históricos: fue creado en los años 70 por la compañía estatal ferroviaria rumana (CFR) para el uso y disfrute de sus trabajadores, alojados en un barrio aledaño —no obstante, Feroviarilor siempre fue un lugar público y de libre acceso—. Tras el fin del comunismo en 1989, CFR entra en crisis y abandona el parque, al mismo tiempo que la ciudad parece darle la espalda. Hasta que en 2010 el club de fútbol CFR 1907 Cluj-Napoca llega a un acuerdo con la compañía de trenes por el cual se compromete a arreglar el parque a cambio de que le sea permitido construir un campo de fútbol para entrenamientos; el campo se construirá —para ello se talaron varios árboles del parque y se demolió el cercano edificio del antiguo matadero— pero la prometida rehabilitación del parque no llega y el deterioro del parque continúa hasta hoy.

En los últimos años se han organizado algunas campañas y acciones de protesta para reclamar la recuperación de Feroviarilor, entre ellas un concurso de ideas. En la actualidad, ante el incumplimiento del acuerdo por parte del club de fútbol, el gobierno local negocia con el Ministerio de Transporte la cesión del parque al Ayuntamiento y parece ser que organizaciones civiles como AltArt quieren aprovechar el momento para presionar a los distintos actores. Ahí es donde entran en juego la iniciativa Artizen y los artistas participantes, ya que se nos invita a realizar una serie de intervenciones en el parque durante los días 12, 13 y 14 de agosto, en los que se organizará una jornada de puertas abiertas con diversos eventos y actividades.

Esta es una parte del percal que nos hemos encontrado. ¿Qué vamos a hacer aquí nosotrxs? Bien, la idea misma de aterrizar en un lugar e inventarnos algo nosotros mismos con nuestro mecanismo nos resulta bastante extraña y poco o nada sostenible. Pero en todo caso, dentro de estas premisas, hemos intentado mantener la coherencia con nuestros modos de hacer. ¡Lo contaremos en la próxima entrega!

Compartir dóna gustet
Leave A Comment

*


Licencia Creative Commons · Excepto donde se indique lo contrario, esta obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported 2018 LaFundició · RSS Feed · Acceder