Los futuros pasados de Bellvitge (1)

Urbanismo_Josep-Boix-i-Gene_portada_web

Urbanismo_J-Boix-i-Gene_web

A propósito de Bellvitge 2065, y a raíz de que Adolfo Allue nos enviase estas imágenes que podéis ver arriba, nos pusimos a pensar en los futuros pasados, es decir, en cómo se imaginaba y se proyectó —en el pasado— la ciudad del futuro que nosotrxs habitamos ya hoy, en el presente.

La imagen corresponde a un manual de urbanismo publicado por CEAC en 1963, escrito por el urbanista y crítico de arte Josep Boix i Gené, en el que habla del futuro polígono de Bellvitge en estos términos: «Magnífica unidad vecinal, donde conjúgase la técnica y el gusto artístico».

La imagen que acompaña la frase corresponde al proyecto de ‘Plan parcial de ordenación de un polígono urbano en Hospitalet de Llobregat‘ ideado por los técnicos de la Gerencia del Plan Comarcal, Antonio Perpiñà Sebrià (arquitecto), Aurelio González Isla (ingeniero de caminos) y José María Puchades Benito (ingeniero industrial). Los Planes parciales de ordenación fueron redactados y aprobados por la Comisión de Urbanismo creada a raíz de la Ley de Ordenación Urbana de Barcelona de 3 de diciembre de 1953, que tenía como objetivo realizar el Plan Nacional de Viviendas franquista.

El 31 de octubre de 1959 Ciudad Condal SA solicita redactar de nuevo el Plan parcial, solicitud que es aceptada por la Comisión de Urbanismo de Barcelona pocas semanas después. En el verano de 1964 la inmobiliaria inicia la construcción de los primeros bloques del polígono. El urbanismo de Bellvitge pasará entonces de estar marcado por ‘la técnica y el gusto artístico’ a estarlo por la especulación inmobiliaria.

Es importante recordar que en julio de 1960 se promulgó la Ley de propiedad horizontal, que favorecía el acceso a la vivienda en propiedad, desplazando el sistema de alquiler imperante en épocas anteriores. De este modo se impulsó el crecimiento y la densificación de las periferias urbanas, paralelamente a la creación y mantenimiento de un fuerte sector de la construcción. Estas operaciones sobre el suelo y los bienes inmobiliarios vinieron acompañados de la producción de una nueva subjetividad de las clases trabajadoras en la que la propiedad formaba parte de un relato y un imaginario de éxito —basta recordar el eslogan ‘Vivimos en Bellvitge, en piso de propiedad‘ de la campaña publicitaria—.

Vivimos-en-Bellvitge

Bellvitge es un ejemplo, como tantos otros, de cómo los intereses económicos de las oligarquías y el papel subsidiario del estado en el sistema capitalista pervirtieron el proyecto de ciudad de la arquitectura moderna. Tan sólo la acción de los movimientos vecinales, en colaboración con algunos técnicos progresistas, pudo más tarde servir como una forma de contra-urbanismo que compensó algunos de los desmanes cometidos. En este vídeo Paco Pareja habla sobre las acciones de protesta contra el Plan parcial de Ciudad Condal SA, acciones que también reconstruimos en una de las escenas de Bellvitge rol en vivo.

Compartir dóna gustet
Leave A Comment

*


Licencia Creative Commons · Excepto donde se indique lo contrario, esta obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported 2018 LaFundició · RSS Feed · Acceder