Espai 14-15

Cuando nos propusieron hacernos cargo del proyecto de mediación con públicos del ciclo de exposiciones Arqueologia preventiva en el Espai 13 de la Fundació Joan Miró, pensamos que era una buena oportunidad para poner en práctica algunas de las ideas que teníamos sobre los procesos de construcción de conocimiento y relacionalidad en el marco de las instituciones artísticas.

En realidad, esas ideas podrían reducirse a una única idea-vector que consistiría en descentrar y dislocar los espacios, los discursos y los roles establecidos en el campo del arte, con el objetivo de -en la medida de lo posible- instituir procesos y relaciones más horizontales y justas entre los diversos agentes que intervienen en la producción de sentido, dentro y a través de dicho campo.

Una de las operaciones fundamentales de este proyecto será la de desplazar esos procesos de construcción de conocimiento y relación fuera del espacio de la Fundació Joan Miró, y situarlos en un nuevo espacio, dentro de un contexto geográfico, social y cultural específico[1] como es el barrio de Bellvitge.

Esta elección no es aleatoria: desde febrero de este año, LaFundició dispone de un pequeño local en el número 11 de la calle Prat en este barrio de L’Hospitalet. Allí hemos intentado abrir espacios y tiempos en los que individuos y grupos diversos puedan llegar a encontrar en la cultura una esfera de diálogo y negociación (no exenta de conflicto). Así mismo, hemos ido tramando redes de colaboración potencialmente perdurables.

De septiembre de 2013 a septiembre de 2014, este espacio se desdoblará como el Espai 14-15 de la Fundació Miró, un espacio que puede considerarse, a su vez, como un doble del propio Espai 13. Y decimos un doble porque el Espai 14-15 no pretende ser una copia o una extensión en Bellvitge del espacio institucional de la Fundació Joan Miró. De otro modo, pretendemos situar a los diferentes actores que intervienen en el ciclo Arqueología preventiva, en una trama de relaciones distinta a la habitual en la institución artística. No nos referimos tan sólo a lxs artistas que participan en el ciclo –Oriol Vilanova, Lúa Coderch, Lola Lasurt y Antonio Gagliano– y a su comisario, Oriol Fontdevila, sino también a las propias obras y sus procesos de creación, al personal de la Fundació Joan Miró y a ese ente amorfo y demasiado abstracto que son sus ‘públicos’.

En este sentido, el Espai 14-15 no debería tener un programa de actividades, sino una serie de momentos en los que se hacen visibles procesos de trabajo ya activos en el territorio y que se relacionan con la programación del Espai 13 de la Fundació Joan Miró.

No se trata tampoco de producir una lectura en clave local de los ‘contenidos’ del ciclo o, peor aún, de ofrecer una lectura ‘adaptada’ al contexto social y cultural de Bellvitge. De un modo muy distinto, nuestra intención es ensayar nuevos agenciamientos con el fin de generar modos de hacer y saberes híbridos -monstruosos- que faciliten a cada uno de lxs involucradxs (entre lxs que nos contamos) repensar su posición en el campo cultural y el rango de posibilidades que dicha posición implica.

De qué va Espai 14-15

El ciclo de exposiciones Arqueología preventiva se presenta como una serie de recorridos por algunos modos de hacer asociados a la escritura de la historia (entendiendo ‘escritura’ en un sentido amplio) y a lo que podríamos llamar ‘producción de memoria’ (y también a la producción de su reverso: el olvido).

Cada unx de lxs artistxs que participan toma como pre-texto alguno de esos modos de hacer o alguno de los dispositivos que operan en esos modos de hacer; las obras resultantes dan pie a pensar los regímenes de verdad que aquellos instituyen.

Entendemos que nuestro papel no es añadir al trabajo de lxs artistxs una nueva ‘capa de sentido’ o una lectura crítica; de otro modo, entendemos que puede ser el de disponer una serie de tiempos y espacios que faciliten procesos colectivos de producción de sentido. Entendemos también que, con el objetivo de desjerarquizar los saberes, estos procesos no deben tener como centro el trabajo y el discurso de lxs artistas y el comisario del ciclo, sino que deben poner éstos en relación con procesos sociales y culturales ya existentes que también tienen que ver con la producción historiográfica y de memoria colectiva. Procesos que se dan ya de manera autónoma, en un contexto social y cultural diferente al de la Fundació Miró, como es el barrio de Bellvitge. Procesos en los que LaFundició, en tanto que ‘habitantes’ de ese territorio, ya estamos involucrados de entrada -y continuaremos estando involucrados una vez finalice Arqueologia preventiva-.

Entendemos que poner en relación a los agentes, el trabajo, los saberes y los discursos provenientes del campo del arte contemporáneo con los presentes en el contexto de Bellvitge, pasa por crear ‘zonas de contacto’[2]; es decir, tiempos y espacios en los que poder abordar colectivamente los puntos en común y las controversias que pudieran haber entre ambas esferas. No tratamos pues, con el Espai 14-15, crear un espacio dialógico neutral[3] ni tampoco, por descontado, coadyuvar en un proceso de colonización cultural. Por el contrario, aspiramos a generar, en colaboración con todxs lxs implicadxs, un espacio en el que se pueda demarcar la posición desde la que habla cada unx, sus estructuras de referencia y los hábitos que cada unx encarna; con el objetivo de construir colectivamente un conocimiento común sobre la producción de memoria.

Podemos decir que la memoria se construye (y destruye) continuamente: en una conversación casual por la calle, en los medios de comunicación, al leer un libro de texto, al tomar una foto, al erigir o derribar un monumento… infinidad de actos con muy diferentes escalas que producen memoria y olvido. En Bellvitge, muchos de estos actos se relacionan hoy con la conmemoración en 2015 del 50 aniversario de la construcción del barrio, y la conmemoración en 2014 del 300 aniversario del sitio de Barcelona.

Las respectivas conmemoraciones de estos dos hechos aparentemente tan dispares comparten, en realidad, modos de hacer muy similares. Los hechos son los hechos y eso es incuestionable, nos dicen -algunos historiadores, entre otras personas-; sin embargo, lo que sí es cuestionable es el modo en que los hechos se ordenan, categorizan y relatan, así como el contexto en el que se sitúan los relatos y el orden del discurso en el que se insertan. Y un poco de eso van Arqueologia preventiva y el Espai 14-15.


[1] Evidentemente el Espai 13 de la Fundació Joan Miró también se encuentra situado en un contexto geográfico, social y cultural específico, sin embargo esto es algo que las instituciones artísticas intentan eludir presentando sus modos de hacer como estándares culturales, políticamente neutrales y asimilables a los de cualquier otro museo de arte contemporáneo del mundo.
[2]‘Zonas de contacto’ es el término acuñado por Mary Louise Pratt con el que se refiere a los espacios intermedios de negociación entre dos culturas. El conocimiento de dicho término se lo debemos al proyecto así titulado que Aída Sánchez de Serdio, Daniel García y Javier Rodrigo pusieron en marcha en 2010 desde La Virreina, Centre de la Imatge.
[3] Entre otros motivos porque tal cosa es imposible ya que toda conversación, por inocente que parezca, está atravesada por relaciones de poder.

Be Sociable, Share!
Comments
4 Responses to “Espai 14-15”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] próximo sábado 21 de septiembre inauguramos el Espai 14-15. Aquí el programa de la […]

  2. […] En un inicio, Los Embajadores de Bellvitge iba a estar ambientada en la ceremonia de constitución de la embajada, cuando se sortearon los viajes, pero finalmente se ambientará en la visita de los «expedicionarios» a diversas ciudades. Este cambio resulta de haber “engranado” Bellvitge rol en vivo con la programación del Espai 14-15. […]

  3. […] En un inici, Els Ambaixadors de Bellvitge anava a ser ambientada en la cerimònia de constitució de l’ambaixada, durant el sorteig dels viatges, però finalment s’ambientarà en la visita dels «expedicionarios» a diverses ciutats. Aquest canvi resulta d’haver “engranat” Bellvitge rol en viu amb la programació de l’Espai 14-15. […]

  4. […] i ficcions tiene lugar en el marco de nuestro proyecto Espai 14-15, que forma parte del ciclo de exposiciones Arqueología preventiva, comisariado por Oriol Fontdevila […]



Leave A Comment

*


Licencia Creative Commons · Excepto donde se indique lo contrario, esta obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported 2017 LaFundició · RSS Feed · Acceder